Artículos

Magia

Cada tarde pongo encima de la mesa una moneda. La miro durante horas hasta que consigo que se mueva despacio por la superficie pulida del mueble. Algunos amigos piensan que tengo poderes mágicos y que soy un mentalista prodigioso. Pero no están en lo cierto. Si yo tuviera poderes, y estos hicieran que la moneda caminara, no tendría ningún mérito hacer lo que hago.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: